Desatando tus instintos animales

En esta sociedad de hoy en día donde el ser humano cada vez utiliza más su mente y se va olvidando a pasos agigantados de que no deja de ser un animal (evolucionado, pero un animal al fin y al cabo), estamos dejando de escuchar nuestros instintos más básicos que como muchos de vosotros sabéis los rige nuestro cerebro reptiliano y son los que se encargan de nuestra supervivencia.

Vivimos en un mundo, en el que la evolución social está avanzando mucho más rápido que lo que nuestra especie puede transformarse, hablando en términos evolutivos. A este pobre animal de dos patas no le da tiempo adaptarse a la rapidez de todos los cambios que se producen en nuestro mundo, a nivel tecnológico, científico, ambiental…Y es por ello, que muchas veces nuestro cerebro entra en shock ante tanto estímulo externo, se bloquea y no sabe qué hacer. ¡Le volvemos loco!

Hace poco asistí a una conferencia que impartía Adelina Ruano, experta en PNL, y comentaba que cada vez hay más niños con trastorno de atención (TDA). ¡Normal! Con la cantidad de estímulos externos que existen (móviles, videojuegos, televisión, juguetes, luces, publicidad…) lo raro sería que se focalizasen en una sola cosa. A los adultos también nos ocurre que con facilidad nos desenfocamos por todos los estímulos externos que nosotros mismos hemos fabricado.

Con el sexo ocurre un poco igual. Hemos vivido a lo largo de la historia diferentes épocas, unas más recatadas otras de mayor libertinaje. Hemos vivido una auténtica revolución con la lucha de las mujeres por la igualdad, que también se ha visto afectado por la hegemonía sexual femenina. En esa revolución sexual también se han extendido nuevas prácticas sexuales haciéndolo , por qué no, mucho más divertido. ¡Mujeres al poder!

Sexo. El sexo siempre ha ido asociado al poder. Como bien explicaba nuestro compañero Jose Ángel Martínez – entrenador personal de alto rendimiento, experto en nutrición y experto en PNL – toda posición de autoridad está rodeada de un halo erótico que atrae sexualmente. Quizá por ello siempre fantaseamos con los miembros de las fuerzas del orden con sus uniformes y sus cuerpos cultivados, o nos sorprendemos cuando vemos a alguna persona exitosa y poco agraciadas (negocios, política…) con parejas más jóvenes o más atractivas que ellas.

¿Qué está sucediendo ahí? Que se reactivan nuestros instintos más animales. En el reino animal la sexualidad también ha ido siempre relacionada con el poder. La sexualidad tiene un claro fin reproductivo, de selección natural por el que los individuos más fuertes o que mejor se adaptan son los que repartirán sus genes.  Por eso en el mundo animal podemos afirmar que la sexualidad está asociada al poder.

Entonces, ¿por qué un instinto tan básico como es el sexo lo confundimos con otras cosas? Se me viene a la memoria la película española “Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo” y es verdad. Tenemos un problema de concepto. El sexo es instinto y el amor es otra cosa (son sentimientos, es complicidad, es confianza, es emoción…). Indudablemente cuando se combinan ambas cosas el resultado es explosivo y te eleva a otra dimensión.

Ahora bien, te planteo las siguientes preguntas: ¿puede haber sexo sin amor? ¿puede haber amor sin sexo? ¿en una pareja puede haber amor sin sexo? ¿y sexo sin amor?

Bajo mi punto de vista, todas son un SÍ rotundo. Otra cosa es la calidad que se tenga en esa pareja o en ese momento, y los problemas que se puedan derivar, o que funcione o no.

El sexo es pura química, por lo que no es necesario que conviva con ningún tipo de sentimiento. El sexo es excitante, saca lo que somos realmente, reduce el estrés, es adictivo (por las sustancias químicas que se generan en nuestro cerebro), es saludable, es divertido, es fluir, es sentir, es experimentar, es … lo mejor de esta vida.  Indudablemente el sexo relaja, aleja el estrés y te hace sentir maravillosamente.

No necesitas una pareja para practicar sexo. Puedes practicarlo en tu intimidad, contigo mismo, contigo misma. La masturbación hecha de manera consciente es una herramienta muy potente para iniciar el camino del autonocimiento, del amarse a uno mismo, de gustarse, de sentirte poderoso y completo contigo mismo. ¡Disfrútate!  Nadie mejor que tú sabe lo que te gusta, permítete darte placer y disfrutarlo. Conociéndote sexualmente en tu intimidad, podrás dar mucho más cuando compartas la experiencia con otra persona ¿no te parece?.

En el universo de las parejas, me he encontrado algunas que dicen que para ellas lo más importante es el amor y que no es necesario el sexo, otras que el sexo es fundamental, otras que 50-50… Evidentemente cuando elegimos una pareja es porque en un primer momento existe una atracción, es pura química. A medida que pasan los días vas conociendo a la persona y te empiezas a enamorar, aportando otras cualidades y aflorando otro tipo de emociones y sentimientos. Al ser química, es necesario que el sexo con esa persona funcione para que la relación sea 100% satisfactoria.

Cuando tienes pareja en la que el sentimiento de amor es muy potente, y el sexo que se mantiene también es completo y satisfactorio para ambas partes, se produce un afianzamiento de esa relación muy potente. La complicidad, la confianza, el sentimiento de amor puro e inmenso te embriaga y te ayuda a que el sentimiento de enamoramiento, esas mariposas que sólo aparecen por norma general en los primeros meses de relación, se alarguen en el tiempo ayudando a forjar parejas unidas y fuertes, enamoradas toda la vida.

El sexo es muy importante en una pareja. Y el buen sexo mucho más para no crear insatisfacción y que no afloren emociones de baja vibración que finalmente se asocien al hecho de practicar sexo, ya que si en algún momento hay una mala experiencia (un gatillazo, dolor, no culminación, estar pensando en la lista de la compra…) se puede anclar una emoción negativa al momento del acto influyendo en la pérdida del apetito sexual, con la consiguiente frustración, y en consecuencia el declive de la pareja.

El sexo en pareja tiene que ser un acto de generosidad. Vas a recibir mucho más placer viendo a la persona que amas disfrutando al máximo con lo que tú le das, que si sólo piensas en tu propio placer.

Por ello es importante el autoconocimiento. Esos momentos de sexo individual en los que de forma consciente te experimentas, te juegas, te gustas y te pones a prueba. Siendo consciente de qué es lo que te gusta a ti, cómo te gusta y cuánto tiempo tardas… estando en pareja puedes entregarte de una forma mucho más auténtica.

Resultado de imagen de sexo

 

En parejas estables es frecuente que poco a poco se vaya perdiendo el apetito sexual, que se vea como una obligación, o que se vuelva algo rutinario si en algún momento ha habido algún anclaje emocional negativo. También ocurre que las sustancias químicas producidas

en la primera etapa del enamoramiento y atracción sexual que generan adicción (hablo de la xerotonina, oxitocina y fenilonamina) encuentran suplida esa necesidad por otros aportes de la pareja, como puede ser la satisfacción de tener estabilidad, los hijos (esto es un tema bastante delicado que podemos hablar en otro post), etc. Estas nuevas situaciones también generan sustancias químicas, y nuestro cerebro y nuestro cuerpo ven cubiertas sus necesidades por lo que entiende que es innecesario practicar sexo porque ya tiene todo lo que necesita.

¿Qué hacer para no perder esa chispa?Te propongo varias cosas:

  • Conocer nuevamente a tu pareja cada día, y enamorarte una y otra vez. Me baso en que las personas estamos en constante evolución, aprendiendo, creciendo y evolucionando (o en algunos casos involucionando). Por lo que la persona que tienes hoy delante, no es igual que la que tenías ayer. No te relajes, re-descubre a la persona que tienes a tu lado día a día, ¡te sorprenderás!
  • Continúa proponiendo citascomo cuando os empezabais a conocer. Una cena romántica o un paseo al atardecer por el parque…
  • Sorprende a tu pareja. No esperes a que llegue una fecha especial para dedicarle un detalle, un regalo o un simple poss-it con un Te Amo puesto en el espejo del baño. No esperes a una fecha especial, pero HAZLO el resto de los días. Da igual si eres él o ella. Tanto a ellos como a ellas les gusta ser sorprendidos.
  • Jugar juntos. Dejad volar vuestra imaginación. Hay personas que se estimulan mucho con “juegos de rol” imaginándose que son otras personas. Pruébalo si eso te excita. Jugad juntos a re-descubrir vuestros cuerpos. Caricias, besos, mordiscos, lametones… investiga que ocurre en cada parte del cuerpo con cada una de estas cosas. Y recuerda que tenemos infinitas zonas erógenas distribuidas por todo el cuerpo (no sólo son los pezones, vulva, glande, cuello y lóbulos… prueba en los ojos, en los tobillos, en la nuca, columna, ingle… hay mucha superficie de piel por explorar). Además te puedes ayudar de nuevas herramientas que tenemos disponibles como pueden ser juguetes, geles, lubricantes, plumas, esposas…
  • Haz que se convierta en una experiencia integral. En el sexo activamos todos nuestros sentidos, principalmente el tacto por el roce piel con piel. Pero también entra en juego el olfato. Emitimos hormonas que la pareja percibe activando algunas “teclas” en su cerebro a través de la pituitaria. El sentido del gusto también trabaja activamente, ya que besamos, intercambiamos fluídos, por lo que la higiene es primordial, y el explorar con nuevos sabores. ¿Sabías que se puede modificar el sabor y olor de tu cuerpo y de tus fluidos corporales? La clave está en la alimentación. Dependiendo de los alimentos que comas así vas a oler y saber, te puedes convertir en más dulce, en más agrio… tú decides, eres lo que comes ¿quieres que te coman?¡cuida tu alimentación!. Activa el sentido del oído, sin duda tus gemidos de placer y los susurros serán la mejor melodía para tu pareja, pero puedes ayudarte de música para estimular aún más. Recuerda que hay momentos para todo, para ser más romántico, más tranquilos, y para ser más cañero… diseña tu banda sonora acorde a vuestras preferencias o al ritmo que quieras llevar… puede ser una experiencia wow!. La vista es el último sentido que activamos y por el que nos llega información directamente a nuestro cerebro. Cuida tu imagen, ponte sexy, cuida tu cuerpo, mira a los ojos a tu pareja mientras haces… Un poco de luz siempre está bien para mantener el contacto visual y poder comprobar que tu pareja está gozando con todo su cuerpo.
  • Importante el cuidado personal, tanto físico como mental. No porque hayas conseguido una pareja estable te tienes que relajar en el sofá viendo la televisión y bebiendo cerveza. Eso que has conseguido no es vitalicio y tu pareja como buen animal que quiere seguir expandiendo sus genes por el mundo, de forma instintiva buscará otros animales de su misma especie para cubrir esa necesidad. Así que, cuida tu cuerpo, tu imagen pero también tu mente. Tu mente es el piloto de tu avión, y por ello hay que prestarle mucha atención, hay que seguir cultivando la mente. Lee, aprende, ten inquietudes intelectuales… no te digo que te vuelvas un erudito de las ciencias o la filosofía, pero es necesario seguir cultivándose mentalmente para ser cada vez más interesante y seguir atrayendo. Recuerda que hay que re-enamorarse cada día de la misma persona descubriendo cosas nuevas ¿qué le vas a aportar tú?
  • Desata tu pasión. Saca la parte más animal que tienes dentro. Agarra fuerte, sorprende a tu pareja en cualquier parte con un revolcón o magreo que os excite… pero no sigas… crea un poco de ansiedad y deseo para más tarde. Cualquier sitio es bueno… un ascensor, la escalera del parking …

 

Lo mejor de todo esto, es que cuanto más lo practiques, mejor lo harás y más ganas tendrás de volverlo a hacer ya que a nivel fisiológico y biológico se activa ese circuito de adicción.

Estos días a raíz de una conversación con una amiga, me ronda la cabeza  la figura del empotrador. Cierto es que nuestra conversación terminó con la frase: ¡Pon un empotrador en tu vida!

¿por qué? por que es el estado más auténtico del ser humano, su faceta más animal pero con control, el estado en el que la excitación es máxima y se producen desconexiones cerebrales (hay estudios científicos que demuestran que a través de orgasmos de alta intensidad se producen desconexiones neuronales, pudiendo producirse momentos de parón. Puedo corroborarlo, ya que lo he vivido en primera persona varias veces, en esos momentos en los que llegas a un clímax tal y el orgasmo es tan potente que el cerebro se desconecta, dejas de ver, de oir… y claro tu pareja se acojona, pero tu estás en otra dimensión…)Resultado de imagen de sexo animales

Es volver un poco a lo que comentaba al principio, nos guste o no, somos animales y el poder va directamente relacionado con el sexo. La idea del “macho dominante” (ojo, que no digo que el macho tenga que dominar) la tenemos anclada en nuestras células, y aunque a día de hoy hay mujeres muy poderosas, y finalmente son ellas las que dominan el mundo (aunque dejen creer al mundo que no), en su faceta más animal también les gusta tener a su lado a un macho potente. Es la fórmula equilibrada: mujer poderosa + hombre poderoso (es una fórmula de equilibrio energético y resonacia para evitar relaciones tóxicas de abuso, dominación, sumisión…) Como diría mi amigo Benito Fuentes en una de sus clasificaciones arquétipicas (avestruz, guerrero, rey…) un rey ha de tener a su lado a una reina (y al revés), para sacar lo mejor de ambos. Es esa parte animal que sigue reverberando y tenemos que cubrirla sin saber por qué.

No voy a entrar en gustos ni en descripciones del cuerpo ideal, ya que cada persona tiene una interpretación de la belleza única, y llego a la conclusión de que son otras cualidades las que nos hacen ver bellos o no a los demás.

Voy a hablar de actitudes como la seguridad, la autoconfianza, el sentirtepoderoso, la autodeterminación, el querer algo e ir a por ello… son características que no se pueden tocar pero se perciben… y es muy excitante.

Si eres hombre… conviértete en un empotrador. Es más una cuestión mental que física. He conocido hombres muy enclenques que en la cama eran ..wow!! pero porque mentalmente eran empotradores, se creían empotradores, se sentían empotradores y actuaban como tales.

¿Cómo actúa un empotrador? Pensando como un empotrador. Con fuerza, con potencia, con seguridad. Es un estado de seguridad en sí mismo inigualable, de poder, de sacar el fuego interno que todos llevamos. Se comporta sin dudar, agarrando firmemente, a veces hablando (“voy a hacerte…”) a veces sin hablar clavando su mirada en la otra persona indicándole que es él quien domina la situación y será todo cómo y cuando él quiera. Sobre todo hace, te deja hacer, pero rápidamente vuelve a tomar él el mando de la situación dejando a la otra persona en un estado de deseo máximo. Es experto en el deleite, en explorar y en descubrirte nuevas zonas y nuevas sensaciones.

Si eres mujer, y quieres atraer un empotrador a tu vida, tienes que estar en el mismo nivel de vibración de él. Una mujer que tiene de pareja un empotrador también actúa segura de sí misma, con confianza, con fuerza interior, con magnetismo. Utiliza de una forma sutil sus armas de seducción, casi inapreciablemente. Mentalmente es una mujer que se gusta a sí misma, se conoce profundamente y sabe lo que quiere, se cultiva intelectualmente y comparte sus inquietudes (igual que él). Es sexy porque se siente y se piensa sexy, no porque vaya enseñando más o menos escote. Se siente empotradora. También es un estado mental.

Es muy importante que ambas energías la de él y la de ella, estén equilibradas y en el mismo nivel, ya que de otro modo, podemos encontrarnos con relaciones tóxicas, de dependencia, de sumisión… y eso es contraproducente para el desarrollo del potencial de ambas personas.

 

De modo que antes de querer ser o tener un empotrador, sería recomendable que te autoconocieras, que te desarrollaras personalmente, te cultives, evalúes tus flujos energéticos y si tienes algún tipo de bloqueo a nivel espiritual, mental o energético. Resetea tus chakras para que fluya la energía y te conectes con plano terrenal y plano etéreo. Cultívate a nivel holístico, crece crece crece y disfruta de los placeres terrenales.

 

¡¡A practicar sexo!!

…y recuerda que todo … Empieza por ti.

Sandra Caba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *